Menú Principal
17 de julio de 2020

Desde cómo se produce hasta la realidad chilena: 5 claves para entender el fenómeno del hidrógeno verde (Nota El Mercurio)

Fuente: El Mercurio

Es el tipo de energía que viene sonando fuerte en el último tiempo como la solución para un futuro sostenible. Chile, al tener un buen abastecimiento de fuentes renovables, se ha posicionado como uno de los países líderes para producir y exportar este elemento. Acá, siete expertos y autoridades del área analizan los beneficios y advierten las posibles brechas que faltan para consolidar esta nueva industria en el país.Lo que parece algo muy técnico o científico como lo es el manejo del hidrógeno, podría llegar a salir de los laboratorios para entrar en el mundo de la minería. Con esto, Chile, uno de los líderes exportadores de cobre a nivel mundial, tendría el potencial de convertirse en el pionero de un nuevo concepto de cobre ecológico o “cobre verde”. Se trata de una fuente de energía que está lejos de ser nueva, pero que gracias a las bajas de costos de las energías renovables en los últimos años, se acerca más que nunca a un consumo masivo y, eventualmente, a entrar en otras industrias.

1- Primero lo primero: qué es y cómo se produce El hidrógeno es de las moléculas más abundantes que hay en el planeta tierra y hoy existen múltiformas de producirlas, siendo una de ellas la electrólisis, donde aplicando electricidad al agua, permite dividir el H2O en hidrógeno y oxígeno.

Si esa electricidad proviene a partir de combustibles fósiles, como se da en la mayor parte del tiempo, se le denomina gris. Actualmente, el 95% de la producción de hidrógeno en el mundo es de ese tipo. Si procede en parte por fuentes renovables se le llama hidrógeno azul y, en cambio, se denomina hidrógeno verde cuando proviene totalmente de fuentes renovables, como energía solar o eólica, entre otras.

“La oportunidad, dada las condiciones del combate contra el calentamiento global, es producirlo con energías limpias y que entonces al utilizarlo solo emita vapor de agua”, explica Juan Carlos Jobet, ministro de Energía.

2 – Pero…¿Para qué servirá?

En el caso chileno, el uso de hidrógeno verde podría tener un impacto muy grande en el sector minero y eventualmente en otras industrias. “El hidrógeno en reemplazo del diésel para camiones (tanto en la minería como en transporte en ruta) y buques de carga, así como el reemplazo de combustibles fósiles en algunos procesos industriales, podría ser un elemento fundamental para ayudar a lograr la carbononeutralidad en Chile y en el mundo”, señala Claudio Seebach, presidente ejecutivo de Generadoras de Chile.

Rossana Gaete, directora de H2 Chile, agrega que este reemplazo traerá otros beneficios, como es en la salud. “Si reemplaza al diésel, por ejemplo, tendrá beneficios en la reducción de contaminantes globales o gases de efecto invernadero (principalmente CO2) como también de contaminantes locales, lo que provocará un efecto directo a la salud y a las localidades donde se dejará de emitir”, dice. Además, los expertos señalan que tener una industria minera más sostenible puede ser, a la larga, un elemento diferenciador para los países que busquen cobre elaborado con estas políticas.

3- Un campeón oculto llamado Chile

Nuestro país siempre ha tenido un potencial energético solar y eólico importante, pero no fue hasta hace algunos años que este tipo de energías comenzaron a bajar sus precios y volverse competitivas. Además de la alta radiación solar del norte, el presidente del Club de Innovación y «vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitran, señala que hay otras partes de Chile que también podrían entregar energía: “El Estrecho de Magallanes en su ribera tiene un potencial enorme, porque la cantidad de tiempo que está funcionando y la velocidad del viento hacen que el costo de la energía eólica en tierra, a diferencia de Europa, le otorgue una ventaja.

También, toda la zona costera del golfo de Arauco y norte de la Región de La Araucanía aparecen con un muy buen potencial”. Además de producirse para industrias locales, Chile también podría convertirse en un líder exportador de hidrógeno verde. “Observamos, por ejemplo, que el tamaño de la demanda nacional de hidrógeno al 2030 aumentaría al menos 12 veces si incorporamos las exportaciones, lo que indica la magnitud de un mercado que puede impulsar significativamente la economía chilena.

Estudios han mostrado que, incluso considerando costos de almacenamiento y transporte marítimo, el hidrógeno verde producido en Chile podría alcanzar precios competitivos para ser exportado a Japón, California o Europa”, afirma Pablo Terrazas, vicepresidente ejecutivo de Corfo.

4- El camino por recorrer

A pesar de que en los últimos meses se ha avanzado en el desarrollo de políticas que impulsarían el desarrollo del hidrógeno verde en Chile, aún quedan brechas por acortar. “Se necesita un marco regulatorio claro y una certeza jurídica para que los inversionistas apuesten por Chile al momento de instalar los proyectos de producción de hidrógeno verde”, afirma Seebach.

Por otro lado, algunos mencionan la importancia de tener apoyo económico. “Necesitamos poder contar con pilotos de escala industrial en Chile que abran el camino y sean financiados ya sea con créditos blandos, garantías, incentivos o subsidios, compartiendo los riesgos mientras se avanza en la curva de aprendizaje y las inversiones bajan de precio”, añade Rossana Gaete.

Actualmente desde el Ministerio de Energía están liderando el tema regulatorio y articulando las acciones para habilitar todos los aspectos necesarios para aprovechar esta industria. “En temas normativos, lo primero es clasificar el hidrógeno como combustible, que es en lo que ya está trabajando el ministerio dentro del plan de desarrollo de regulaciones. Este plan contempla preparar la normativa considerando toda la cadena de valor del hidrógeno como energético, desde su producción, acondicionamiento, almacenamiento, transporte, distribución y comercialización”, explica Juan Carlos Jobet y agrega que es clave señalar que ya está regularizada su producción y uso y que el desafío ahora es actualizar la regulación y cubrir los nuevos potenciales usos.

Por otro lado, desde el Senado las comisiones Desafíos del Futuro y de Energía y Minería están sesionando de manera conjunta para seguir conociendo antecedentes sobre el desarrollo del hidrógeno verde y analizando los caminos legislativos para apoyar este impulso en el país. “La idea es proponerle al Presidente una política nacional de hidrógeno y establecer mecanismos de incentivos para el desarrollo del mismo, construida sobre la comisión de Futuro y Energía del Senado”, afirma el senador Francisco Chahuán.

5- Proyectos en construcción

Un trabajo en conjunto están realizando los distintos actores relacionados al desarrollo del hidrógeno verde en Chile. Uno de estos es el proyecto Misión Cavendish —a cargo del Comité Solar e Innovación Energética de Corfo, la Asociación Chilena de Hidrógeno (H2 Chile) y el Club de Innovación— que pretende visibilizar esta oportunidad, junto con incorporar un aprendizaje y dialogar con el Gobierno, centros de formación y el sector productivo sobre esta potencial industria.

Asimismo, desde el Gobierno, en conjunto con un comité asesor del sector privado y público, están desarrollando la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde de Chile, la que será presentada el segundo semestre de este año. “Esto traerá beneficios ambientales y económicos para el país, habilitando la reducción de emisiones de CO2 necesarias para alcanzar la carbononeutralidad al 2050 de manera eficiente y convirtiendo a Chile en un líder exportador. En este contexto, puede jugar un rol clave en nuestra independencia energética y la recuperación económica verde o resiliente”, sostiene el ministro Juan Carlos Jobet.

Simultáneamente, un equipo de expertos del Ministerio de Energía y otras instituciones públicas y privadas están avanzando en el diseño de una regulación necesaria para habilitar la industria y hace unas semanas se lograron gestionar recursos de la Unión Europea, con apoyo de la Agcid, para apoyar a proyectos de escala industrial que desarrollen esta industria, y en conjunto con Energía y Corfo lanzaron un concurso para cofinanciar los estudios de preinversión de proyectos de hidrógeno verde en empresas.

“Queremos apoyar técnicamente a proyectos innovadores de carácter demostrativo, que van a activar el mercado de la demanda de hidrógeno verde en Chile, ya que tiene un gran potencial en el mercado interno y en el mundo para convertirse en un campeón en esta materia”, sostiene Stell a Zervoudaki, embajadora y jefa de la delegación de Unión Europea en Chile.
Recuadro“La oportunidad, dada las condiciones del combate contra el calentamiento global, es producirlo con energías limpias y que entonces al utilizarlo solo emita vapor de agua”. 
JUAN CARLOS JOBET, Ministro de Energía 

“Chile tiene un gran potencial en el mercado interno y en el mundo para convertirse en un campeón en esta materia”. 
STELLA ZERVOUDAKI, embajadora y jefa de la delegación de la Unión Europea en Chile. 

“El tamaño de la demanda nacional de hidrógeno al 2030, aumentaría al menos 12 veces si incorporamos las exportaciones”.
PABLO TERRAZAS, vicepresidente ejecutivo de Corfo